Destacado

ALMA Y LA ISLA

Hace tiempo que no escribo por aquí porque el trabajo de leer requiere mucha dedicación y, además, he estado leyendo varios libros a la vez que ya iré reseñando poco a poco. Esta entrada es para mí más especial de lo habitual porque pude revivir la historia de Alma y Otto de la mano de su autora, la galardonada, Mónica Rodríguez, ganadora del XIII Premio Anaya 2016.

“Alma y la isla” narra las peripecias de una refugiada negra desde que huyó de su país en guerra, hasta llegar a un país que la acogiera en el que encontrarse segura. Alma no tiene nada que perder. Su familia y ella se embarcan en una aventura que no resulta para nada satisfactoria ya que solo ella consigue salvar la vida. Al llegar a tierra da a parar a un pueblo pesquero en el que se encontrará a Otto, un niño que no la acepta y la trata incluso de diablo.

Aspectos positivos: la facilidad de lectura y el tema que trata. Resulta muy gratificante poder encontrar este tipo de referentes en la literatura infantil. La guerra, los refugiados y la inmigración están a la orden del día y es necesario acercar esta gran problemática a los niños y niñas de nuestra sociedad.

Aspectos negativos: en mi opinión, la trama es quizás demasiado sencilla. Me parece que la crudeza de los hechos se coge con pinzas. Sin embargo, de esta manera su autora podrá llegar a un rango mayor de edad comenzando con lectores más pequeños.

Impresión general del texto: 7/10

¿Qué nos cuenta su autora sobre este libro y sus propias sensaciones al escribirlo? Entrevista en el Instituto de Educación Secundaria “Auringis” de Jaén.

Mónica Rodríguez en un encuentro con 1º de ESO (I.E.S. Auringis, Jaén)

Mónica Rodríguez comienza destacando lo mucho que sufrió escribiendo el libro “Alma y la isla”. Desde un principio tenía claro que ese sería el título, pero le sería más complicado meterse en la piel de los personajes principales: Alma y Otto. Mónica asegura sentirse una persona mejor después de haber escrito este libro, del que le preocupaba más la forma en la que contar la historia que la propia historia en sí. La parte más difícil del proceso de elaboración de esta obra fue la lectura de testimonios reales de personas que viajan desde Etiopía y otros países en guerra hasta la isla de Lampedusa o cualquier otra isla del mediterráneo buscando refugio. Tan dura fue la experiencia que llegó a escribir más de un capítulo entero llorando. Por último, nos muestra cómo leer un libro, no solo en sus palabras, sino también en sus silencios. “Leer es un acto subversivo ya que corremos el riesgo de conocernos mejor y ser más libres”.

¿Qué le inspiró para escribir “Alma y la isla”? Las ganas de adentrarme en una historia sobre refugiados. Quería acercarme a esas personas y está sucediendo aquí al lado. Estamos acostumbrados al terror y no sentimos un gran dolor. ¿Vosotros qué hacéis para cambiar el mundo? Hace un tiempo leí un artículo sobre niños refugiados que viajaban a Lampedusa en busca de asilo en una publicación de “Save the Children”. Eso fue lo que me motivó definitivamente a escribir esta historia. Esas familias arriesgan su vida porque no tienen nada que perder y compran el pasaje en una barca rota con todos los ahorros de su vida.

¿Cómo decidiste dejar tu trabajo? Fue algo que fue sucediendo muy despacio. Desde pequeña me llevaba una novela al instituto mientras algunos profesores explicaban y la leía sobre las rodillas. Era una chica muy lectora. Empecé a escribir con 13 años a raíz de la enfermedad de mi abuelo. Mi abuelo Fernando tenía una embolia que le impedía hablar. Entonces, me metí en la biblioteca de mi abuelo y descubrí que esos libros podían hablar de mi abuelo e incluso de mí. Empecé a escribir poesía de amor y desamor. Más adelante me pasé al relato para decirle cosas a mis amigos. La Literatura nos cuenta mentiras para decir alguna verdad. Yo necesitaba escribir todos los días. Escribía de 10 a 12 todas las noches y luego, a partir de las 12, leía. Para ser escritor es necesario leer y leer y escribir y escribir. También tuve la ayuda de contar con Gonzalo Moure que leyó algunas de mis obras y me animó a escribir.

Hace 11 años vendí la casa de Oviedo y me llegó un dinero que me permitiría cumplir mi sueño de vivir de escribir al menos durante 2 años. Después probé a escribir 6 horas diarias y leía durante 2 horas al día. Todos los años escribo. No gano mucho dinero, pero soy rica. La Ciencia y la Literatura tratan de entender al ser humano. La Ciencia desde un punto de vista objetivo y la Literatura, desde un punto de vista subjetivo. “Los científicos nos pueden decir cómo es el cielo, pero con el poeta lo entendemos del todo” (Liliana Bodoc).

¿Por qué la protagonista se llama Alma? Alma se llama así porque en un reportaje de televisión aparecía una mujer dando a luz en la playa recién llegada en patera. La madre llamó Alma a la niña que significa “vida humana”. Sin embargo, en Etiopía no existe como tal, sino que se pronuncia Almaz y significa “diamante”.

¿Qué capítulo le costó más trabajo escribir? El viaje de Alma y su familia. También el final, ya que lo había imaginado distinto (Alma se quedaba finalmente en la isla con Otto). No podía ser un final complaciente porque Otto era un chico caprichoso y no podía ser de aquella manera. Además, yo mejoro los libros con las opiniones de algunas personas cercanas a mí. Corrijo, cambio y rescato la novela. Soy una escritora de brújula.

¿Por qué los capítulos son tan cortos? Por varias razones. Primero, porque me gusta que sean cortos y segundo, por la gran carga emocional que tienen. En capítulos así es necesario parar. Además, el mejor momento del día para leer es por la noche en la cama. Me gusta que los capítulos sean cortos para poder decidir cuándo acostarme sin tener que esperar a acabar un capítulo porque es muy largo.

¿Cuánto tiempo tardaste en escribir el libro? Para escribir un libro hay que tardar el tiempo que se necesite, igual que un bebé que está aprendiendo a andar. En concreto con “Alma y la isla” tardé 2 meses. Sin embargo, con otros libros he podido tardar desde 2 semanas hasta 2 años.

¿Qué sentimientos tienes al publicar un libro? Miedo porque no sé qué pasará con el libro e ilusión por compartirlo.

Mónica Rodríguez terminó su encuentro con los chavales de 1º de E.S.O. hablando de sus libros favoritos y de los sentimientos que le mueven a escribirlos, pero eso me lo guardo para mí. Así, cuando veáis a Mónica en algún evento, se lo preguntáis vosotros mismos.

Escarlatina, la cocinera cadáver

“Escarlatina, la cocinera cadáver” es el libro ganador del Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2015 publicado por Anaya (2015) y anteriormente por Edicións Xerais de Galicia (2014).

Su autora, Ledicia Costas, sabe plasmar con humor la importancia de las relaciones familiares, en concreto entre los abuelos y sus nietos. Su lectura es muy recomendable por la extensión de sus capítulos. Engancha de tal manera que en poco menos de una tarde se puede leer del tirón.

La historia trata sobre el mundo de los vivos y los muertos y cómo la amistad y el trabajo en grupo pueden vencer cualquier tipo de desafío. El protagonista del libro es Román, un niño de diez años al que le regalan una cocinera (Escarlatina) que debe montar por piezas antes de que pueda ayudarlo a cocinar. Lo particular de este cuento es que la cocinera proviene del mundo de los muertos y su cometido es regresar el mundo de los vivos ayudada por Román.

Si tenemos en cuenta historias posteriores al libro, podríamos compararla con la grandiosa película “Coco”. Parece que Disney hubiera comprado los derechos de autor de Ledicia porque hay muchos pasajes que nos recuerdan al libro.

Para terminar, una de las sorpresas de este entretenido relato es que, no solo se puede leer una hermosa obra, sino que además, trae consigo un recetario apto para niños que cocinen acompañados de un adulto. ¡La diversión está servida!

Sin duda, es un texto que hará volar la imaginación de sus lectores.

Impresión general del texto: 8/10.

Días sin ti

“Días sin ti” es una historia narrada por la joven escritora Elvira Sastre. Comencé a leer este libro con altas expectativas por haber sido galardonado con el Premio Seix Barral de Biblioteca Breve 2019. Además, en el resumen parecía adivinarse un romance que me apetecía disfrutar.

A fin de cuentas es una historia de amor más, sin apenas transcendencia en mi opinión. Chico conoce a chica, chica conoce a chico y se enfrascan en una relación sexual explícita y, a veces, morbosa. La diferencia entre otras novelas similares podemos encontrarla en que el protagonista recibe distintas misivas de su abuela emigrante y profesora republicana en las que explica su amor prohibido con un alumno.

Aspectos positivos: es necesario la existencia de este tipo de narraciones para que no olvidemos la crudeza de algunas partes de nuestra historia cercana.

Cómo expresa los sentimientos y la dulzura en sus palabras.

Aspectos negativos: la idea de entrelazar dos historias paralelas pero separadas en el tiempo hace que se pierda el ritmo en la lectura y el interés por continuar. En relación con este asunto, he de decir que es la primera vez que me han sancionado en una biblioteca por no devolver el libro a tiempo. Se me hizo infumable, lento y muy pesado.

El hecho de separar dos historias diferentes de manera abrupta entrecruzándolas también me parece un recurso poco elaborado. Me ha recordado al libro “Trabajo. Piso. Pareja” de Zahara en el que la división de capítulos se hace por las acciones y pensamientos del chico o las vivencias y pensamientos de la chica. División fácil para narrar algo no tan sencillo. Me habría impresionado más que esa división no fuera tan brusca y el propio protagonista reflexionara más sobre la vida de su abuela y lo que a él le pareció.

Para terminar -y no dar mucha caña- he de subrayar que el hecho de que medio libro esté escrito en cursiva también me echa para atrás. Es un recurso empleado para distinguir las cartas que la abuela envía al protagonista que, por cierto, no se sabe muy bien cuándo las manda ni cuándo se reciben.

Si abordamos también el final, es de esos poco elaborados y que podemos adivinar desde mitad de la historia cuando leemos algo que no nos cuadra o que parece metido con calzador. Si lo leéis sabréis a qué me refiero. Por cierto, muy frecuentemente me cuesta poner los pensamientos de Gael y sus palabras en boca de un hombre (aunque suene un poco tópico y políticamente incorrecto).

En fin, espero que a diferencia de mí, disfrutéis de esta lectura si disponéis de muuuucho tiempo libre.

Impresión general del texto : 6/10.

Apestoso tío Muffin

“Apestoso tío Muffin” es una desternillante historia contada por el magnífico Pedro Mañas y ganadora del XV Premio Anaya de Literatura Infantil y Junenil (2018).

El ingenio del autor se hace palpable comenzando por el prólogo, continuando por el título de sus capítulos y terminando por la “brisa nocturna” de su última página. Este libro me ha hecho viajar hasta mi infancia donde cualquier elemento relacionado con el mal olor y las cosas apestosas nos hacían reír. Es una narración para todas las edades y recomendable para una o dos tardes de hastío en las que necesites un poco de aventura.

Lo que más me ha gustado de este gran relato ha sido la sutileza con la que el escritor trata el tema de los “miedos” y nos ayuda a enfrentarnos de cara a ellos para conseguir superarlos. Una vez vencidos esos miedos, aunque el camino sea largo y arduo, conseguiremos disfrutar cada minuto de nuestras vidas como si fuera el último.

También es importante remarcar un asuntillo siempre pendiente: “la honestidad”. Se puede llegar más lejos cuando uno es honesto consigo mismo y con los demás, tal y como podemos comprobar con Mr. Muffin.

Esta vez no señalaré ningún aspecto negativo porque la historia me ha gustado por completo. Quizás me habría agradado leer mucho más sobre los distintos tipos de porquería y cómo eliminarlos…

Impresión general del texto: 9/10. Mr. Mañas, estoy deseando leer su próxima aventura.

Las aventuras de un faquir en el país de IKEA

Esta es mi primera entrada, sí. Se la dedico a esta libro comedia de Romain Puértolas por pura casualidad. He renovado mi carné de biblioteca y en “novedades” me encontré con este ejemplar de “Las aventuras de un faquir en el país de IKEA”. Había escuchado hablar muy bien de la primera parte de esta aventura de Dhjamal Mekhan Dooyeghas que, por cierto, se convirtió en bestseller y se ha adaptado para su versión cinematográfica. Precisamente por eso quería comprobar qué es lo que la había llevado al éxito y cómo el autor había conectado tan bien con sus lectores.

Aspectos positivos: intentaré comenzar con algunas características interesantes del libro que tengo en mis manos. En primer lugar, es rápido de leer debido a la sencillez de sus palabras palpable en cada una de sus páginas. El estilo es fácil y directo, ágil en los diálogos y de vocabulario simple.

Aspectos negativos: el autor utiliza alguna jerga publicitaria para referirse a ciertas características de sus personajes e incluso extractos de canciones populares para evocar al chiste. También se hace repetitivo en expresiones para mi gusto malditas como son “fruncir el ceño” o “un escalofrío me recorrió la espalda”.

Realmente el argumento parece autobiográfico en la subtrama que se desarrolla en el texto. No quiero hacer spoilers, pero sabréis de qué hablo una vez lo leáis. En definitiva, me ha resultado algo aburrido, sobre todo al principio, porque no encontraba el ritmo en ninguna de sus páginas. Es a partir de la página 44 cuando comienza a hacerse evidente algo de humor y más allá de la página 200 aproximadamente, cuando realmente se pone un tanto interesante.

Sin lugar a dudas lo peor de la historia es que aparezcan al final de la misma varias coincidencias que resuelvan el entramado. Me parece miserable que se juegue de esa manera con el lector aunque en la creación de un relato se supone que vale todo aunque no, si es uno bueno. Tampoco me ha entusiasmado el uso que hace el escritor de la narración para entrelazar pasado y presente, utilizando el cambio de capítulo para ello, lo cual considero algo poco elaborado.

Impresión general del texto: 6/10. Serviría mejor como adaptación cinematográfica que como un texto referente de la literatura universal.